Con C de Cuidador - Día Mundial del Alzheimer 2016

31 August 2016
El cuidador familiar es uno de los protagonistas principales y de mayor valor que aparecen en la atención a quien sufre directamente la enfermedad de Alzhéimer y sus efectos. Con independencia de los cambios que experimenta la familia en el proceso, va a continuar siendo el principal oferente de cuidados, servicios y atenciones a las personas en situación de dependencia.
 
Como cada año, FAFAC, miembro de CEAFA, conmemora el Día Mundial del Alzheimer compartiendo con las Administraciones y con la sociedad las reivindicaciones y propuestas que considera necesarias para que los 4,5 millones de personas que conviven hoy con esta enfermedad y sus efectos puedan alcanzar mayores y mejores cotas de calidad de vida. El DMA no es una fecha para “celebrar”, sino el momento de poner sobre de la mesa cuestiones que afectan a un importante colectivo de nuestra población. Este año, queremos reivindicar y visibilizar el VALOR DEL CUIDADOR, porque es el principal actor de ese abordaje integral del Alzheimer, atendiendo al familiar enfermo, asistiendo a su progresivo declive, sufriendo en carnes propias las consecuencias que provoca la enfermedad.
 
Sobre él centramos unas propuestas de valor para garantizar el mejor de los cuidados en el entorno familiar, ideas que aspiran a formar parte de los trabajos del Grupo Estatal de Demencia promovido por el IMSERSO para avanzar hacia una Política de Estado de Alzheimer.
 
1- Reconocimiento público de la figura del Cuidador Familiar.
Aunque la familia ha sido el principal proveedor de servicios y atenciones a las personas dependientes, la figura del cuidador familiar carece de cualquier consideración más allá de la mera mención. No es de recibo que las actuales propuestas de atención a las personas dependientes pase, entre otras, por la refamiliarización del cuidado si el cuidador familiar no es considerado como un agente clave de los sistemas socio-sanitarios. Esta consideración debe conllevar también el reconocimiento de sus obligaciones, pero también de sus derechos. Se propone observar, asumir y desarrollar el contenido de la Carta Europea del Cuidador Familiar publicada ya en 2007 por COFACE (Confederación Europea de Organizaciones Familiares).
 
2-Dotación de los recursos necesarios mientras dure el cuidado.
-En primer lugar, se debe cuidar al cuidador y reconocer su rol o papel como tal, apostando por visibilizarlo ante la sociedad. 
-En segundo lugar, se debe incluir a la familia en el modelo asistencial. 
-En tercer lugar, es crítico y fundamental articular medidas encaminadas a prevenir la pobreza asociada al cuidado de una persona con Alzheimer.
 
3-Dotación de los recursos oportunos una vez el cuidado ha finalizado.
Debe contemplarse el reconocimiento del excuidador como figura de atención. No se trata de prolongar una situación de reconocimiento, sino de afrontar de manera decidida los apoyos que estas personas necesitan para volver a desempeñar una vida normal.
 

Tags: 

  • Actualització covid
  • Pulsera QR