consejos

Alzheimer precoz: demencia antes de los 65 años

Enviado por anna el Lun, 01/03/2021 - 18:45

El Alzheimer precoz conlleva el inicio del deterioro cognitivo propio de la demencia antes de los 65 años.

En este artículo trataremos sus principales características, causas y las claves fundamentales a tener en cuenta para afrontarlo.

 

¿Por qué aparece a una edad tan temprana?

El Alzheimer en edades tempranas representa cerca del 5% de las personas afectadas y puede deberse a diferentes factores.

Sólo un 1% de los casos de Alzheimer viene determinado por factores genéticos. En estos casos, por lo tanto, si una persona es portadora de una mutación en alguno de los genes relacionados, desarrollará esta enfermedad de forma prematura.

Hay diferentes pruebas genéticas que permiten conocer si una persona es portadora de alguna mutación que pueda desencadenar esta patología.

Los especialistas recomiendan que se realicen las pruebas genéticas cuando se sospeche la presencia de los genes causantes de la enfermedad en la historia familiar de un paciente para así evaluar la predisposición genética al Alzheimer.

Sin embargo, en la inmensa mayoría de casos se asocia la aparición de esta patología a una gran variedad factores de los que se desconoce su peso. Hablamos del llamado Alzheimer esporádico y se considera que su origen es multifactorial.

 

Como afecta a los que la padecen?

Los síntomas del Alzheimer precoz son, prácticamente, los mismos a los del Alzheimer común, aunque, al manifestarse en etapas más tempranas, por situaciones diferentes y un momento vital completamente diverso, el impacto en el día a día puede ser aún mayor. Los pacientes suelen atribuir los primeros síntomas a efectos secundarios de otras situaciones, como el estrés.

 

Algunos consejos para afrontar el Alzheimer antes de los 65 años 

A pesar de ser una patología neurodegenerativa, hay diferentes métodos para retrasar los síntomas del Alzheimer. Por eso, es importante, detectar con la mayor anticipación posible, la enfermedad.

Te damos algunos consejos para gestionarlo de la mejor manera posible:

  • Es aconsejable disponer de asesoramiento profesional que te permita enfrentar las primeras etapas de la enfermedad de manera positiva.
  • Es importante fomentar al máximo la autonomía de la persona que lo padece. De esta manera preservaremos las capacidades cognitivas aún intactas durante el mayor tiempo posible.
  • Siempre que sea posible, debe seguir realizando aquellas actividades que siempre le han gustado, mantener las relaciones sociales y practicar actividad física ajustada a sus capacidades.
  • Es muy recomendable mantener al entorno informado de la evolución de la enfermedad (familiares, amigos e, incluso, el entorno de trabajo). Esto ayudará a las personas que le rodean a comprender mejor su situación.

En esta web usamos cookies para permitir funcionalidades técnicas que mejoran su experiencia de usuario.

También usamos servicios de estadística. Si queréis gestionarlo, clicar para tener más información.